VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

miércoles, 1 de febrero de 2017

"Nuevas aportaciones a la datación cronológica de los granitos de Cabeza de Araya (Cáceres)", por Rubio Ordóñez y otros.

En el IX Congreso Geológico de España, A. Rubio Ordóñez, O. García Moreno, P. Moreno y F. Bea presentaron este trabajo, sobre la edad de las diferentes facies de que consta el Batolito de Cabeza de Araya.
El Batolito de Cabeza de Araya consta de cuatro facies (A, B, C, D y E). De ellas, la D corresponde a un dique granatífero-cordierítico. La facies E fue definida por el Profesor Corretgé en los alrededores de Garrovillas. Las facies A (granitos de grano grueso a muy grueso, con megacristales de feldespato potásico), B (granitos de grano grueso con textura hipidiomórfica granular) y C (granitos y granitos aplíticos) se disponen de la zona más exterior a la más interior del batolito, tal y como se observa en afloramiento. Las edades calculadas por los autores indican dos pulsos magmáticos: el primero, para las facies A y B, de unos 308 millones de años, ocurriendo el segundo a los 306 millones de años. Es decir, las facies más externas (A y B) son más antiguas que las internas (C).