VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

lunes, 21 de octubre de 2013

Cantera en Cerro Carija. noticias de 2001.

Estas noticias son de hace unos 10 años y surgieron por la polémica al autorizar la Junta de Extremadura una nueva cantera en el Cerro Carija, una elevación existente entre la ciudad de Mérida y el embalse de Proserpina y que constituye un emblema geográfico para la capital autonómica. 
Desde el punto de vista geológico, el cerro está constituido por calizas cámbricas metamorfizadas, asociadas a las cuales existe una mineralización peculiar, de wollastonita, un silicato de calcio, del que hemos hablado en otras ocasiones en este blog.
El debate surgió por la autorización de una cantera en terreno protegido por el Plan General Municipal de Mérida, en cuyo término se localiza este singular elemento orográfico. Bajo la idea de explotar la wollastonita se escondía la sencilla intención de abrir una cantera para el aprovechamiento de áridos de machaqueo, que hubiera destruido prácticamente toda la sierra Carija de no haber sido paralizada por la Junta de Extremadura, que supo dar marcha atrás a aquel desaguisado medioambiental.