VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog puede ser indirectamente, mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes que sea posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

martes, 27 de septiembre de 2011

"Tectónica Alpina de la Falla Alentejo-Plasencia", por Capote, Villamor y Tsige.

Traigo un trabajo publicado sobre la tectónica de la falla más famosa de Extremadura. Es de Capote, Villamor y Tsige, del año 1998, y fue publicado por Geogaceta.
La deformación atribuida a la orogenia alpina evoluciona desde la etapa Ibérica (la época en que se generan otras cuencas en la Península Ibérica, todavía en el Paleógeno) hasta la etapa Guadarrama (en pleno Mioceno), que es el momento en que esta estructura provoca la creación de cuencas pull-apart, debido al sentido sinistrorso del movimiento de la falla. En esta última etapa se levantan Los Ibores y se forma la cuenca de Talaván, por citar algunos ejemplos.
Los desplazamientos en la falla son de unos 3 km aproximadamente en la horizontal. Además, los autores aclaran que la falla es posterior al emplazamiento del dique diabásico (mucho más antiguo, del Jurásico).
Recogen los autores, finalmente, un dato de F.Moreno (de 1990): que el movimiento finaliza a finales del Neógeno, ya que algunas rañas fosilizan las cuencas creadas durante la etapa Guadarrama (caso de la cuenca de Albarragena).