VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog puede ser indirectamente, mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes que sea posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

martes, 12 de abril de 2011

Zorba: geología y cine (12 de abril, Filmoteca de Extremadura).

Respecto a la primera película (Zorba el Griego) que está previsto proyectar en el ciclo cinematográfico "Geología en el cine", copio un comentario realizado por Lalo en 2007, en http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/526690.html":
Posiblemente, Zorba el griego sea la gran desconocida para los amantes del cine. Tan sólo cuando se nombra el Sirtaki, la gente se acuerda de Anthony Quinn bailando en una de tantas y tantas playas del paisaje cretense, y ni siquiera el sirtaki es un baile tradicional griego, ya que se creó expresamente para la adaptación cinematográfica de la obra maestra de Nikos Kazantzakis. En la Creta más profunda de la postguerra, y bajo la dirección del chipriota Michael Kakogiannis, se funden las personalidades de una gran dama francesa, soñadora de amores platónicos del pasado, un escritor inglés profundamente influenciado por la rigidez de la literatura y sociedad británicas, una viuda que añora con disfrutar un profundo amor, rompiendo con las limitaciones y férreas imposiciones de la pétrea sociedad helénica del momento, y un vividor cretense que disfruta el momento con insaciable voracidad, sabedor que sólo el destino marca el mañana de cada ser humano. Como sucede en casos similares, sólo la fuerte personalidad del amante de la vida es capaz de romper los grilletes de la sociedad que nos rodea y consigue aglutinar los sentimientos de los que le rodean para engrandecer su propia alma.
Anthony Quinn, en el mejor papel de su dilatada carrera cinematográfica, no sólo se ganó el reconocimiento de la crítica, sino que el gobierno griego le concedió el privilegio de otorgarle la ciudadanía griega, alzándole al olimpo de todos los amantes de Grecia, y uniendo su alma a la de Lord Byron para toda la eternidad.
La banda sonora, compuesta por Mikis Theodorakis, va más allá del Sirtaki de Zorba. El compositor griego consigue que cada nota de su pentagrama se fusione con perfecta armonía a cada escena de la película, creando fragmentos que dejan al famoso Sirtaki como una mera anécdota de la misma.
Sin lugar a dudas, una obra maestra que no deben perderse los cinéfilos y todas aquellas almas que luchan, en el día a día, por revelarse contra las imposiciones de nuestra superflua sociedad.