VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

miércoles, 8 de junio de 2011

Descargamaría: un pueblo en la Sierra de Gata.

Copio el capítulo 8 (Explotaciones Mineras) del libro Descargamaría. Un Pueblo en la Sierra de Gata", que he encontrado en la red (http://pinomarro.es/web/wp-content/uploads/2010/07/Libro-de-Descargamaria.pdf):

El origen de estos yacimientos se remonta a tiempos de los romanos, evidenciado por los restos de muelas y cerámicas encontrados. Estas viejas explotaciones consisten en socavones perforados mediante galerías y sólo reconocibles por las escombreras terrosas, parte de las cuales fueron lavadas por los concesionarios de los últimos permisos de investigación que han existido.

Éstas presentan dimensiones muy reducidas, que penetran hacia el interior de la Sierra, en longitudes que oscilan entre los quince y los cincuenta metros, con distintos grados de pendiente de seguimiento, según la inclinación de las vetas de cuarzo, cuya potencia oscila entre los cinco milímetros y los cuatro centímetros.

Estas viejas minas persisten todavía abandonadas y diseminadas en el paisaje, con senderos de difícil acceso y perdidas entre la maleza y los pinares. Camufladas entre el brezo y la carquesa que las oculta. La mayoría de sus entradas están derruidas y sus galerías taponadas.

Numerosas son las minas que se encuentran dispersadas por el término. Se trata de explotaciones llevadas acabo a través de galerías, persiguiendo la veta cuarcítica que escondía el preciado metal. Para ello se arrancaba el cuarzo de estas profundas cuevas y luego se trituraba y molía, bateándolo posteriormente en el río, de modo que las minúsculas pepitas de oro se desprendieran de la mezcla. En el exterior de la boca, el material de deshecho se acumulaba formando “escombreras”.

También hay que hacer referencia a la presencia de filones auríferos aislados y atravesados a lo largo del cauce del río. Estos normalmente se corresponden con filones de cuarzo, con cristales de pirita visibles en algunos puntos, con potencia variable y encajados en pizarras cámbricas que llevan rumbo NO a SE, con buzamiento al NE.

Muchos fueron los aventureros de este pueblo, que se lanzaron con sus mulos, bateas y picos a dicha odisea. Llenos de paciencia arrancaban el cuarzo de las galerías de las profundas cuevas, que luego trituraban y molían, de modo que las minúsculas pepitas de oro se desprendieran de la mezcla. Así destacaron dentro de estos famosos “buscadores”, personajes tan peculiares como Pedro Varona, uno de los pioneros de la época, también lo vieron relucir entre sus manos: Hermenegildo, Ángel, Marcial y Constancio.

Son numerosas las denuncias de minas que realizaron algunos particulares para su explotación. Entre ellas destaca una de 1854, en la cual D. Ildefonso Llanos Gómez, vecino de Perales de Hoyos (hoy Perales del Puerto), el día 18 de septiembre, presentó en el entonces Gobierno de la Provincia de Cáceres, la denuncia de una mina de oro llamada “San Andrés”.

Estaba situada en “La Puñosa”, justificando el ingeniero del ramo; que existe en la misma criadero ó mineral y terreno franco suficiente para la concesión.

En el año 1936 hubo otra denuncia, por parte de Tiburcio Martín Fernández y Constancio Delgado Delgado, con el nombre de “Dulcinea”, situada en “El Regajal” (Valrrubio). El hallazgo del preciado metal, ocasionó un verdadero revuelo en la población. Para tener controlado el yacimiento, se instaló un puesto provisional de la Guardia Civil in situ. Numerosas personalidades visitaron dicha mina, incluso acudió el Gobernador Civil; Capitán Luna.

Esta” fiebre del oro” llegó a su máximo esplendor a finales de los años sesenta. Supuso un revuelo en la comarca y un atisbo de solución para la crisis de entonces. Un oro que no llegó a colmar las necesidades de aquellos tiempos, y que muchos tuvieron que buscarlo en el cotidiano trabajo de los olivares, las viñas y los pinares para salir adelante, mientras que otros tuvieron que ir a buscarlo fuera.

Entre las denuncias de yacimientos auríferos realizadas, destacan entre otras, las llevadas a cabo por:

Constancio Delgado Delgado, quien tomó parte en el arranque de los cuarzos auríferos, que se expusieron en el escaparate de un comercio de Cáceres, procedentes del filón aurífero que aparece en el paraje de “El Canto” término de Robledillo de Gata, localizado a lo largo del Arroyo del Manquillo, afluente por la margen izquierda del río Árrago.

Y Pedro Varona, “el vasco”, conocido en el pueblo como “John Wayne”. Trabajó durante 16 años, según se decía, en una mañana llegó a conseguir treinta y cinco gramos del codiciado metal. En su afán de “buscador” empedernido, busco socios capitalistas trayendo un cubano exiliado para el cual, según él: la explotación en serio era cosa de poco tiempo.

Numerosos fueron también los vecinos de Montehermoso, familias enteras, que todos los veranos acampaban a la vera del Árrago, desde la Raya de Cadalso, Los Chabalcones, hasta Valrrubio. Removían con bateas de gran tamaño que ellos mismos fabricaban, el cuarzo de las escombreras desechado por los romanos. Picaban las piedras buscando en las grietas de las peñas y rebuscando por los regatos y riberas, arenas removidas recientemente por las lluvias. Mediante lavados conseguían pequeñas cantidades de oro que apenas cubrían el esfuerzo realizado.
En el año 1969, el ingeniero de la División de Minería del IGME, don Juan Pérez Regodón, llevó a cabo estudios de prospección en la zona. Para ello contó con la colaboración de Constancio Delgado Delgado y Teodoro Rodríguez Mateo, quienes le acompañaron en la localización y tomas de muestras en los filones del paraje de “El Canto” en el término de Robledillo de Gata, con el siguiente porcentaje de extracción (0,6gr/Tm); Arroyo Blanco a la altura del olivar de Longino Barroso Sánchez (0,8gr/Tm); arroyo Marimoco a la altura del olivar de Ildefonso Hernández Rodríguez (0,9gr/Tm) y “Las Cuevas”, en propiedad de Juana Calvarro Roldán (0,9gr/Tm.).
La verdad es que pocas fueron las investigaciones auríferas que se hicieron en las minas y cauces de este río y muchas las interpretaciones. Recogiéndose datos que manifiestan su potencial existencia, pero que justifican de una manera vaga su explotación. Así según datos del B.G.M.E (Boletín Geológico Minero Español) del año 1969, se ponía de manifiesto que:
 
No negamos la posible existencia de pepitas de oro esporádicamente repartidas en la masa cuarcífera de estos filones, pepitas que por la erosión secular en el transcurso de las edades geológicas van siendo liberadas y arrastradas por las aguas salvajes hasta su deposición en el remanso de las corrientes, pero aún dando esto por admitido, entendemos no son estos filones económicamente susceptibles de explotación. Como resumen de los resultados de análisis de los demuestres efectuados en los filones localizados en término de Robledillo de Gata y parte baja del término de Descargamaría, hemos encontrado un contenido máximo de 0,9 gr de oro por Tm, ley que hemos considerado suficientemente baja (?) para que se justificara una investigación a fondo de estos filones de tan escasa potencia.
 
En 1978 el IGME desarrolló el proyecto de exploración regional denominado “Estudio de las posibilidades mineras en la Sierra de los Ángeles”. El área de estudio de este proyecto ocupaba una extensión de 9.428 Ha, la zona incluía Casar de Palomero, Robledillo de Gata, Ovejuela y Descargamaría.
 
Los objetivos fundamentales perseguidos con este proyecto consistieron básicamente en la obtención de un mejor conocimiento geológico de esta zona, especialmente abrupta, y una mayor información sobre las posibles mineralizaciones de oro y otros elementos. Se dedicó especial atención a los conglomerados, por su posible interés desde el punto de vista de mineralizaciones auríferas.
 
Los trabajos se iniciaron con una campaña de prospección a la batea con demuestre sistemático de carácter estratégico efectuado sobre 421 muestras en la red hidrográfica primaria y secundaria de la totalidad del área de estudio. Se llevó a cabo el reconocimiento de todos los indicios mineros a los cuales se pudo acceder. Se tomaron diferentes muestras para someterlas a los distintos ensayos. Por último, y una vez elaborada la cartografía geológica, se seleccionaron los puntos mas idóneos, al objeto de tomar un conjunto de muestras exclusivamente conglomerados, para su tratamiento y análisis de oro.
 
Entre los resultados destacó:
  • Todas las antiguas explotaciones de oro se realizaron sobre filones de cuarzo. Las muestras tomadas en los distintos filones desmuestrados acusan contenidos en oro que oscilan entre 0,6 y 8 gr/Tm.
  • De las muestras tomadas en conglomerados, sólo una dio un contenido de 0,47 gr/Tm., no encontrándose indicios en las demás.
  • De la campaña de batea se desprende la existencia de tres anomalías en oro, situadas en Los Llanos, Ovejuela y oeste del Pico Gomara.
Finalmente se recomienda realizar estudios geológicos mineros de mayor detalle en éstas áreas, sobre todo en Los Llanos, que es considerada como la de mayor interés. En el proyecto del IGME de 1987,nº 11.196 “Ampliación al Subsector X (Cáceres)” se realizaron una serie de trabajos en el área de la Sierra de los Ángeles consistentes en cartografía geológica a escala 1:5.000 en un total de 6 Km cuadrados. Un estudio más detallado del área de Los Llanos, de 49 Ha., mediante la recogida y análisis de 435 muestras, concluye que la zona es anormalmente rica en contenidos en oro, que provendrá de dos fuentes principales: filones de cuarzo y zonas de fractura con milonitización y silicificación. 
Principales yacimientos:

Los Payos y Pozo Airón
Situados ambos en el término de Los Llanos, pertenecen a la asociación Q-As-Fe-Au y son filones de direcciones comprendidas entre N70º75 ºE y EO, con buzamientos ligeramente al Sur (entre 20º y 35º). Se presentan rellenando fracturas abiertas, probablemente de descomposición, y encajan en facies de pizarras y grauvacas pertenecientes al Complejo EsquistoGrauváquico (CEG) del Precámbrico superior. El Pozo Airón explotó pequeños filones lenticulares, de 5 y 20 cm. de potencia en metapelitas y areniscas del CEG se observó arsenopirita con óxidos de hierro. Se recogieron muestras en dos rozas continuas verticales separadas 12 m. y una muestra sobre el filón de cuarzo. En la roza más próxima a las labores se tomaron 11 muestras, de las cuales una de ellas tomada en pizarra, en una zona milonitizada, suministró 0,4 gr/Tm y otra en cuarzo 1,3 gr/Tm. De la muestra tomada en el interior de la galería, ninguna muestra presentó cantidades apreciables de oro. Sobre la roza se tomó una muestra de cuarzo de 2,75m x 3 cm de potencia, sin resultado alguno en oro.

Fuente de la Loba
Situado en Los Llanos, corresponde a pequeños filones lenticulares de 7 a 11 cm. de potencia con piritas y óxidos de hierro beneficiados mediante dos planos inclinados, uno de ellos accesible. Se tomaron muestras en dos rozas contínuas en el exterior de la labor y otra a 4,5 m. de la boca de entrada. La primera roza fue totalmente negativa en cuanto a contenido en oro en las 10 muestras en que se dividió y la segunda, con un total de 8 muestras suministró contenidos en Au de 50 ppb en cuarzo y 1,115 gr/Tm en una zona con cuarzo y arcilla milonitizada. Una muestra del filón de cuarzo, tomada en 1,90 m x 8 cm. Dio 21 gr/Tm de oro.

Colmenar de la Debra
Corresponde a un filón de cuarzo subvertical de aspecto brechoide con piritas y óxidos de hierro, con dos zanjones de 8 m. de longitud.

Los Ángeles
El indicio Los Ángeles presenta dos labores antiguas separadas 20 m., situadas al S y N del cortafuegos, habiéndose encontrado en la primera de ellas un filón de 0,5 cm. de espesor según E-W y buzando 30º al N.

Como resumen de lo dicho anteriormente, los indicios, presentan interés potencial.

Las dimensiones de los filones hacen inviable su explotación de forma individualizada, pero no así el aprovechamiento conjunto, siempre que se pudiera obtener una ley de corte que lo permitiera.
 
Terminaremos este capítulo con las coplas mineras del Ciego de Perales, que dicen así:


Dispensad ya que me atrevo
a escribir este romance
hablando de los mineros,
yo no puedo ir a la mina
para ganar el sustento,
pues como todos sabéis
yo soy: Emiliano “El Ciego”. 
Allá en la Sierra de Gata,
y en casi todos los pueblos,
hay unas minas abundantes
que al pobre le da sustento.
Por cada kilo que sacas
te dan catorce durejos,
Así “quel” que saca cien
¡cuánto gana compañero!.
Minerito, minerito,
te voy a dar un consejo:
que ni en vino, ni en coñac
malgastéis vuestro dinero.
Compra una casa y un huerto
y un olivar por lo menos,
que aunque la mina se acabe
siempre podrás ir viviendo.
Bendita Sierra de Gata
bendito sea nuestro suelo
bendito sean los hombres
que en esta Sierra nacieron.

1 comentario:

  1. Curioso ejemplo de una cosa:

    Cuando yo digo que un jasperoide o una arsenopirita tiene oro o que tal mina es interesante para la extracción de oro normalmente se cree que si el oro no se ve , no existe.
    Los filones de Descargamaria parece ser que no son muy ricos , pero sin embargo, el oro que contienen está presente en un tamaño visible.

    ResponderEliminar