VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

miércoles, 6 de octubre de 2010

Raña en Aljucén.

En 2004 realicé una inspección a la raña que se observa en la carretera nacional 630, más o menos a la altura de la localidad de Aljucén.
De aquella época son estas imágenes, que muestran en detalle el aspecto rojizo de los cantos, algo muy común en este tipo de depósito. La raña es un sedimento asociado a los glacis que nacen en las sierras cercanas, normalmente paleozoicas. Se forman durante el periodo geológico que constituye el tránsito entre el Terciario y el Cuaternario. En general, se considera que su formación está relacionada con ambientes subtropicales, cuya climatología es la causa de la alteración tan notable de los materiales que componen dicho depósito sedimentario. De hecho, éste tiene dos componentes, tanto sedimentario físico, por erosión y desplazamiento desde el área fuente, como químico, por procesos que deterioran los componentes minerales de los cantos pre-existentes. Suele confundir el fenómeno geológico, pues los cantos subesféricos que vemos no son, en general, producto del rodamiento desde el área fuente, sino del ataque químico tan acusado del ambiente subtropical. A este clima se asocian periodos secos, que favorecen la migración de los óxidos de hierro desde el interior hacia el exterior de los cantos, produciendo los colores ocres y oscuros, en general, que estos tienen, especialmente los chinarrales de la superficie.

Las rañas son muy abundantes en el oeste peninsular, especialmente en los Montes de Toledo. En Extremadura son fácilmente observables en la comarca de Las Villuercas-Ibores-Jara, al sur de las Sierras Centrales de Extremadura (Montánchez), así como al sur de Sierra de San Pedro.

Recomiendo la lectura de los siguientes trabajos:
  • Ramírez Ramírez, Enrique (1952): Nota preliminar sobre el estudio de la raña. Anales de Edafología y Fisiología Vegetal, tomo XI, nº 4.
  • Martín Sánchez, Santos (1989): Nota sobre la raña en Extremadura. Extensión 10, 2: 47-53.

No hay comentarios:

Publicar un comentario