VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

lunes, 27 de diciembre de 2010

Daedalus (antiguamente Vexillum).

He tenido ocasión recientemente de visitar las Villuercas y aprender a identificar este icnofósil, bastante raro para mi...hasta ahora. Porque de la mano de Juan Gil he podido verlos "brotar del suelo ante mis narices" (es una metáfora), ya que cuando te los enseñan por primera vez empiezas a verlos por todos lados.
Sin duda es un icnofósil extraño. Antaño se denominaba Vexillum y se atribuía su origen a algas, que daban esas formas a modo de hortaliza, si es que vale el ejemplo. Los entendidos estiman que su origen no es ése precisamente y quizá por ello le han transfigurado el nombre (Daedalus), atribuyéndolo a anélidos. Doctores tiene la Iglesia y no me es procedente discutir a los especialistas.
En cualquier caso, lo importante es que este fósil, perdón, icnofósil (recordemos que es una huella de organismos extintos) es muy abundante en la comarca de los Ibores (se ven en Castañar de Ibor), además de Las Villuercas (en el Cerro de las Amoladeras, entre Cañamero y Guadalupe, muy cerca de Puerto Llano), y muy probablemente también en determinados niveles de las series detríticas del Ordovícico.
Los mejores ejemplares pueden observarse en el Museo de Logrosán, donde también pueden descargarse alguna imagen de este icnofósil. No obstante, incluyo aquí unas pocas, para que elucubréis sobre su origen. Eso sí, recomiendo antes tomar unos pitarras de la zona.



No hay comentarios:

Publicar un comentario