VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

viernes, 3 de diciembre de 2010

Los riesgos geológicos en Extremadura (III).

Riesgo Sísmico

El riesgo sísmico en Extremadura es mayor de lo que se cree. Según el mapa de peligrosidad sísmica, elaborado en la norma sismorresistente NCSE-94, Extremadura se ve afectada de modo importante (intensidad de grado superior a VII para un periodo de retorno de un milenio) al S y SO.

Mapa de peligrosidad sísmica para un T (periodo de retorno) de 1000 años.

Destacar un dato en cuanto a las predicciones de este mapa. En la anterior norma sismorresistente, la P.D.S.-1 (1974), las predicciones se hacían valorando la intensidad (medida genérica del daño provocado), de modo que quedaban englobadas ciertas zonas del SO de la provincia de Badajoz (zona de Olivenza, con intensidades de hasta grado IX) y el área de Don Benito. En la NCSE-94, en cambio, se han realizado las predicciones para un periodo de retorno (es decir, tiempo para el cual existe certeza estadística de ocurrencia de un terremoto) de 500 años teniendo en cuenta el factor de contribución (que consiste en introducir la influencia de otros terremotos -generalmente fuera de la zona de estudio- en los cálculos de peligrosidad), de la aceleración sísmica básica (valor relativo de la aceleración generada en el seismo respecto a la de la gravedad). Existen fórmulas de correlación entre la intensidad en unidades MSK (propuesta en 1964 por Medveder, Sponhever y Kamik) y la aceleración sísmica básica.

A nadie se le escapa el efecto que en Extremadura han tenido los seismos producidos en sus cercanías (por ejemplo, el terremoto de Lisboa de 1755 u otros temblores en Andalucía, sentidos especialmente al S de nuestra región): por ello van a tener una influencia decisiva en dicho factor de contribución, de modo que zonas que en la anterior norma sismorresistente quedaban fuera de riesgo, entran actualmente a formar parte de las áreas de riesgo sísmico, como pueden ser las más occidentales de la provincia de Cáceres (Herrera de Alcántara y Cedillo) y sudoccidentales de Badajoz (Valencia de Mombuey, Cheles, Villanueva del Fresno, Zahínos y Táliga, entre otros).
Mapa de peligrosidad sísmica en la N.C.S.E.-94.

En cuanto a las medidas predictivas, el único sistema, no del todo eficaz, es el uso de la teoría de la dilatancia, mediante la cual se producen ciertos fenómenos precursores de un terremoto (variaciones de pH, de conductividad eléctrica, de velocidades de ondas sísmicas, así como de emisiones de gases radiactivos, como el radón), debidos todos ellos al estado tensional previo a la rotura cortical que generará las ondas sísmicas.

Su prevención, no obstante, es más eficaz, ya que se basa en medidas estructurales (aplicación de la norma sismorresistente como base para una buena ordenación territorial) y no estructurales (Protección Civil).

No hay comentarios:

Publicar un comentario