VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog, entre otras, puede ser mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a y datos de contacto.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

jueves, 7 de octubre de 2010

¿Hacen unos pinchos de cruziana en el Bar Chaplin?

"Manolo, una caña y un pinchito ordovícico para la mesa 3", podría muy bien gritar la camarera de este bar de Caminomorisco. No obstante, dicho esto, ¿no podrían ser las cruzianas un grupo de brujas hurdanas del medievo? Pues sí, aunque también podría ser el nombre de un grupo musical veraniego "aserejé" o el título de una peli (de miedo, claro) de "Serie B".
Siguiendo con esta paranoia, la siguiente imagen es un claro ejemplo de que también con unas cervezas puede replantearse el sentido de la propia Paleontología como ciencia, pasando a ser arte moderno, pues en 30 metros cuadrados de superficie somos capaces de liberar la mente y dejarnos llevar hasta hace casi 500 millones de años, para ver cómo los trilobites, unos artrópodos que se desplazaban por el fondo de los mares en aquellos tiempos, dejaban sus huellas (icnitas) sobre el sedimento.
En las imágenes inferiores se observan detalles del exterior del Bar Chaplin, con numerosas formas, entrelazadas de tal manera algunas, que dificultan mucho la observación pormenorizada de las huellas. Éstas se denominan en ocasiones bilobites (término ya en desuso), debido a que en su desplazamiento por el fondo marino los trilobites utilizaban sus apéndices ventrales, que dejan dos surcos principales, en los que a su vez se observan los microsurcos diagonales, que indican, entre otras cosas, el sentido del desplazamiento.

Propongo la incorporación del Bar Chaplin a la red de sitios geológicos extremeños, como ejemplo paradigmático de fusión entre cultura, arte y ciencia. Así, su visita sería la excusa perfecta para tomar unas cañas o, si se es atrevido, un combinado alcohólico que se llamara, por ejemplo, "Bilobite", y cuyos efectos trasladarían el cuerpo-mente de su consumidor al Ordovícico, por lo menos.

1 comentario:

  1. Muy bueno. Tomo nota para incorporarlo a red de sitios geológico con tapa.

    ResponderEliminar