BEING GEOLOGIST

Loading...

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog puede ser indirectamente, mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes que sea posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 18 de julio de 2016

"Así se creó Tierra y Tecnología, la revista del Colegio de Geólogos", por Pampliega.

Aprovechamos la noticia de la presentación de la nueva etapa de la revista para recordar sus comienzos, en 1991. No se pierdan el editorial de aquel primer número de esta emblemática revista del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de España.

Así, transcribimos las palabras de D. Enrique Pampliega, relaciones públicas de la revista T&T:
Esta primavera, Tierra y Tecnología, la revista del Colegio de Geólogos cumple 25 años. Es tiempo de mirar atrás y hacer un breve recorrido por aquellos primeros meses de 1991 cuando la Junta de Gobierno del momento decidió acometer el proyecto.

En aquellas fechas, uno de los objetivos más relevantes de la Junta de Gobierno era la creación de la revista de la institución. Se editaba un boletín en blanco y negro de orden interno, pero se quería una revista a color con amplia distribución en empresas y administraciones públicas relacionadas con la profesión. La consecución de este objetivo no era baladí. Al alto coste de edición se sumaba el de distribución y todo ello en un entorno económico de ajuste colegial que, si bien, despegaba de una situación anterior compleja, la prudencia decía que el objetivo debería esperar tiempos mejores. Aun así, se decidió explorar distintas posibilidades.

Tras contactar con varias empresas llegó una oferta novedosa, la editorial Balance, que ya realizaba las publicaciones de otros colegios profesionales nos propuso hacer una revista en color, las condiciones, el Colegio solo se encargaría de elaborar la mitad de los artículos y de la otra mitad, artículos de fondo, se encargarían ellos (el nº 1 de la revista solo tenía numeradas las 34 primeras páginas, este es el motivo), así como de la explotación publicitaria de la revista. Tras analizar con detenimiento la propuesta, que encajaba en las disponibilidades dinerarias del momento, se decidió aceptar, ahora bien, se acordó hacer todo lo posible por tener el control total de la revista en próximos números, algo que se consiguió con el siguiente número (el Colegio aportaba todos los artículos), para tener el control total en su número 3. Volvamos a la primavera de 1991.

Una vez se tomó la decisión de hacer la revista, había que darle un nombre. No fueron pocas las reuniones de la Junta de Gobierno en las que se comentaba este tema, tema de capital importancia. Tras mucho tira y afloja, propuestas y contrapropuestas, se decidió por Tierra y Tecnología. Geología o Tierra ya existían, pero se consideraba necesario poner uno de los dos luego, dado que en aquel momento el Instituto Geológico de España se denominaba “Instituto Tecnológico y Geominero de España”, se añadió a la Tierra, la tecnología. Para dejar claro el contenido de la revista a los no geólogos se añadió: Revista de Actualidad e Información Geológica. Ya teníamos nombre, ahora, el logo.

La creación del logo fue algo más sencillo, primero se acordó que debía ser el nombre de la revista, Tierra y Tecnología, pero, de algún modo, había que incluir el martillo de geólogo. Se realizaron varios bocetos para, definitivamente, recurrir a una empresa de diseño. Tras varias reuniones con los creativos se aceptó el logo que incluía el martillo de geólogo cuyo mango, semejaba ser una gota de agua. Esto último fue aportación de los vocales de hidrogeología y medio ambiente del momento.

Por último, a los “mandos” de la revista había que poner un director. La responsabilidad recayó en Manuel Rolandí Sánchez-Solís que dirigió la revista hasta su número 13 (año 1996).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada