BEING GEOLOGIST

Loading...

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog puede ser indirectamente, mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes que sea posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

Cargando...

martes, 31 de mayo de 2016

Apatrullando Cáceres: las estalactitas de la ronda norte.

Cuando pasen por debajo de alguno de los puentes que hay en la ronda norte de Cáceres, no olviden mirar un momento hacia arriba para ver si hay estalactitas (ver mapa).

Aunque parezca mentira, la formación de estas estructuras químicas es común en entornos urbanos. Sólo hace falta carbonato cálcico y agua, en un proceso de disolición-precipitación muy común. La carbonatación se ve favorecida, como en el caso de las imágenes que hoy mostramos, por la existencia de unos clavos de hierro que sobresalen de algunos tableros y a favor de los cuales muy probablemente empieza la precipitación de carbonato cálcico por el goteo incesante de estos últimos meses de lluvia.

Clavos que sobresalen del techo y a partir de los cuales se forman las estalactitas. Véase también un pequeño desconche a la derecha.

En general se piensa que el tiempo de formación de estas estructuras es largo, pues así nos lo suelen explicar en las cuevas turísticas. Sin embargo, es prueba de lo contrario lo que podemos observar en numerosas estructuras ingenieriles ocnstruidas a base de hormigón (especialmente en puentes), donde el agua pluvial que cirucula por conductos y pequeñas grietas, o simplemente acumulado en algunas zonas de los tableros, acaba disolviendo el cemento del hormigón, y precipitando carbonato en los lugares por los que fluye o gotea, formando unas curiosas (y para nosostros también espléndidas) estalactitas. En teoría, los tableros de los puentes deben estar totalmente horizontales, pero sólo es necesaria una pequeñísima pendiente (debida posiblemente a las tensiones y esfuerzos a los que se ven sometidos constantemente por el tráfico) para que el agua fluya o se acumule y, a partir de ese momento y en función de su saturación en bicarbonato cálcico, comience a precipitar calcita.




Estalactita formándose a lo largo de lo que parece una pequeña fractura en el hormigón.



Algunas estalactitas son extraordinariamente largas.

Obsérvese la zona húmeda a partir de la cual se ha producido el goteo.

Véase la zona húmeda en la parte alta del conjunto estalactítico.



Es muy importante señalar que la existencia de estalactitas no implica que la estructura en la que se encuentran se vea comprometida estructuralmente o plantee riesgo alguno para la propia obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada