BEING GEOLOGIST

Loading...

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog puede ser indirectamente, mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes que sea posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 31 de marzo de 2014

"Caracterización de los procesos hidrotermales en las mineralizaciones de antimonio de Mari Rosa y El Juncalón (Zona Centro Ibérica meridional)": tesis doctoral de L. Ortega Menor.

En 1993 Lorena Ortega Menor, de la Universidad Complutense de Madrid, presentó esta interesantísima tesis doctoral, titulada "Caracterización de los procesos hidrotermales en las mineralizaciones de antimonio de Mari Rosa y El Juncalón (Zona Centro Ibérica meridional)" y dirigida por Dña. Elena Vindel Catena. Recordemos que la mina Mari Rosa está situada en Valencia de Alcántara.





La Zona Centro Ibérica del Macizo Hespérico contiene una serie de depósitos filonianos de antimonio de edad tardihercínica. Entre ellos, Mari Rosa y El Juncalón. Estos depósitos se localizan en el núcleo de anticlinales hercinicos y están espacialmente relacionados con intrusiones graníticas tardihercinicas. Las rocas encajantes de las mineralizaciones son metagrauvacas y pizarras de edad Rifeense Superior (Mari Rosa) a Vendiense (El Juncalón) y pertenecen a la denominada Serie del Domo Extremeño, una secuencia conocida también como Alcudiense Inferior o Complejo Esquisto Grauváquico. 

Estas rocas registran tres episodios de plegamiento y esquistosidad asociada: la primera (D1, S1) relacionada con la orogenia Cadomiense; la segunda(D2, S2) y la tercera (D3, S3) son hercínicas. El metamorfismo regional es de bajo grado (facies de esquistos verdes) y ha sido generalmente adscrito a la fase D2, aunque la importancia de la fase D1 no puede ser totalmente descartada.
Las mineralizaciones de Mari Rosa y El Juncalón muestran estilos estructurales
contrastados. Mari Rosa presenta dos tipos de venas: 
a) Vp, venas paralelas a la esquistosidad principal S2, y 
b) Va, venas oblicuas a ésta. 

Las últimas son en realidad pequeñas bolsadas de estibina masiva alojadas en zonas de dilatación de cabalgamientos de bajo ángulo. Estas estructuras no se observan en El Juncalón, donde la mineralización se encuentra localizada en fallas subverticales de desgarre. La paragénesis mineral se desarrolla en tres etapas hidrotermales. En Mari Rosa está caracterizada por los siguientes episodios: 1) arsenopirita; 2) estibina-(oro) y 3) pirita-pirrotina-galena-esfalerita-calcopirita-tetraedrita-boulangeritaestibina.

De estos el segundo episodio es el único relevante y dió lugar a la precipitación de estibina masiva. En El Juncalón sólo la segunda etapa condujo a la formación de estibina. El primer y tercer episodio fueron estériles (sólo cuarzo). La alteración hidrotermal en Mari Rosa es de menor importancia y consiste en una débil sericitización, cloritización y carbonatización. Desde un punto de vista químico, este proceso de alteración está caracterizado por un aumento en la relación K2O/Na2O, un descenso de la relación SiO2/volátiles y un incremento en Sb, Mo, Au y N en la proximidad de las venas mineralizadas. Una tendencia similar se observa en El Juncalón. Por otra parte, se han encontrado correlaciones muy altas entre Sb y Mo en ambos depósitos.

Los fluidos hidrotermales asociados pertenecen al sistema composicional H2O-NaCl-CO2-CH4-N2, con la excepción de que el CO2 está ausente en las áreas mineralizadas de El Juncalón. Estos fluidos evolucionaron con un paulatino enfriamiento desde temperaturas de circulación iniciales cercanas a 400ºC en los estadios tempranos a temperaturas en torno a 150ºC en los estadios tardíos de los depósitos. Al misma tiempo, se produjo un aumento progresivo del contenido en agua de los fluidos, así como un incremento relativo de N2 frente a CH4 y/o CO2 en su fracción volátil. Este nitrógeno se originó probablemente en aureolas de metamorfismo de contacto por la liberación de amonio presente en rocas peliticas. En Mari Rosa, la precipitación masiva de estibina es el resultado de un proceso de ebullición desarrollado a 300W y 0.9-1 Kb. La desmezcla del fluido fue inducida por caídas bruscas de presión en zonas de dilatación durante el movimiento de fallas inversas. Las condiciones de presión estimadas corresponden a un régimen litostático, lo que implica una profundidad de formación de la mineralización de 3.5-4 Km. Por lo que se refiere a El Juncalón, la precipitación de estibina tuvo en torno a 250ºC, como consecuencia del enfriamiento progresivo del fluido.

La composición isotópica de azufre en estibina en torno a 0%0, la elevada correlación de Sb con Mo y las notables relaciones espaciales apoyan la existencia de una relación genética entre las mineralizaciones de antimonio y las intrusiones graníticas del área. La presencia de cantidades menores de Mo en el depósito de Mari Rosa sugieren un cierto solape en la distribución de metales en torno al batolito de Alburquerque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada