BEING GEOLOGIST

Loading...

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog puede ser indirectamente, mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes que sea posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

viernes, 3 de septiembre de 2010

Ortofoto del río Guadiana a la altura de Don Benito.


En esta imagen de satélite se puede observar el trazado meandriforme del río Guadiana, al norte de Don Benito.
Se observa un tren de meandros del cauce principal y subsidiarios. Éstos son canales secundarios utilizados en momentos de crecida del río, como forma de regular hidráulicamente el desagüe de la cuenca. Si los caudales aumentan, la capacidad de drenaje se ve comprometida, pasándose a la tercera vía de desagüe, que es la inundación de la llanura circundante.
El fenómeno es responsable de la morfología de las llanuras aluviales y es patente en zonas en las que se ha producido una intensa deforestación, como la acaecida en toda la provincia de Badajoz a raíz del Plan Badajoz. La divagación que sufre tanto el canal principal como los de segundo y tercer orden permiten vislumbrar las características tanto sedimentológicas como geomorfológicas asociadas al río.
La evolución que ha seguido este río, en cuanto a régimen hidráulico se trata, ha debido ser muy diferente a lo largo de su historia, puesto que en la actualidad produce sedimentos generalmente finos, cuando ha habido periodos no demasiado lejanos en el tiempo (dentro del Cuaternario) en los que su capacidad de carga (energía) era mucho mayor, debido quizá a un clima propicio a dar mayores precipitaciones, aunque las explicaciones suelen ser complejas, al intervenir factores de otra índole, como los tectónicos (principalmente isostáticos), con cambios del nivel de base que alteran los equilibrios erosión-sedimentación incluso en tramos medios y altos.
Es interesante realizar una abstracción paisajística de la vega del Guadiana en la foto, en el sentido de imaginarla absolutamente plagada de sotos naturales y encinares más o menos densos, formando un tapiz verde que, salvando las distancias, asemejaría en su caso este río a las actuales vistas aéreas del Amazonas.
Las mayores alteraciones geológicas que está sufriendo el río desde hace más de medio siglo provienen de la deforestación, la extracción de agua subterránea (generalmente para el riego agrícola) y las actividades extractivas, que desequilibran parámetros como infiltración o evapotranspiración, claves en el ciclo hidrológico de cualquier cuenca.