BEING GEOLOGIST

Loading...

Cómo colaborar

La manera de colaborar en este blog puede ser indirectamente, mediante subida de información relacionada con la geología de Extremadura en su amplio espectro.
Los posts se enviarán por email, para una verificación y edición previas. Si cumplen los requisitos indicados anteriormente serán subidos al blog lo antes que sea posible. Del mismo modo, se citará a su autor/a.

AGRADECIMIENTO

Puedes seguirnos en las redes sociales, puedes linkear lo que aquí lees, pinchar en la publicidad que decora este blog o solicitar una colaboración. También puedes volver otro día. O, sencillamente, puedes no hacer nada, pues con sólo saber que estás leyendo cualquiera de los posts de este blog te estaremos agradecidos y nos sentiremos satisfechos por ello.

Para cualquier consulta debes dirigirte a geologiasextremadura@gmail.com.




One logo to Geology.

One logo to Geology.
Google doodle: celebrating Steno.

FRIENDLY SUBSCRIBERS

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 16 de enero de 2017

"Cien años de arqueología en la Cueva de El Conejar".

El próximo viernes, 20 de enero de 2017, se inaugura la exposición que lleva por título "Cien años de arqueología en la Cueva de El Conejar". Lugar: Museo de Cáceres.

Más información en http://centenarioconejar2016.org/.

El Equipo de Investigación Primeros Pobladores de Extremadura (EPPEX), la Asociación de Estudios Arqueológicos Extremeños (ADEAEX), la Fundación Extremeña de la Cultura y el Museo de Cáceres les convocan a la inauguración de la exposición “1916-2016 CIEN AÑOS DE ARQUEOLOGÍA EN LA CUEVA DE EL CONEJAR” que tendrá lugar en el Museo de Cáceres el próximo viernes 20 de enero a las 10:00 h con la presencia de Dª. Miriam García Cabezas, Secretaria General de Cultura de la Junta de Extremadura y Presidenta de la Fundación Extremeña de la Cultura; D. Francisco Pérez Urban, Director General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura; D. Juan Valadés Sierra, Director del Museo de Cáceres; y D. Antoni Canals Salomó, codirector de EPPEX y comisario de la exposición. Esta actividad se enmarca dentro de las acciones que se están desarrollando para conmemorar el Centenario de las primeras intervenciones arqueológicas en la Cueva de El Conejar. El proyecto marco “1916-2016 CIEN AÑOS DE ARQUEOLOGÍA EN LA CUEVA DE EL CONEJAR” está organizado por el Equipo de Investigación Primeros Pobladores de Extremadura, la Asociación de Estudios Arqueológicos Extremeños y la Fundación Extremeña de la Cultura y en él colaboran diferentes instituciones públicas extremeñas. La exposición pretende mostrar la historia de las excavaciones en la cueva de El Conejar, la importancia y significado del patrimonio prehistórico de esta cavidad en el Calerizo cacereño y su relación con otros yacimientos arqueológicos prehistóricos.

martes, 10 de enero de 2017

"El ‘oro negro’ extremeño: de la mina a la trinchera" (noticia de El Periódico Extremadura: 08-01-2017).

Noticia aparecida el pasado fin de semana en El Periódico Extremadura. Muy interesante conocer los detalles de la minería del wolfram en Extremadura, concretamente en Valle de la Serena, donde se localiza una de las minas más importantes, San Nicolás, hoy prácticamente en ruinas.

Texto de la noticia, de Gema Guerra Benito:

Cuenta una leyenda popular en la Serena que tres amigos cazaban en Extremadura y uno de ellos se quedó sin munición. Como la necesidad agudiza el ingenio, ni corto ni perezoso, se sirvió unas piedrecillas del suelo para usarlas como proyectiles y satisfacer su jornada de caza. Lo que no sabía en ese momento aquel cazador era que había localizado un yacimiento de wolframio, un material trascendental para la región en los años venideros. Esos pequeños cantos iban a convertirse en el ‘oro negro’ de la época. Esta fábula da nombre a la mina Tres amigos, una de las tantas explotaciones del metal que, sin saberlo, iba a cambiar el curso de la historia.

En plena revolución industrial, el wolframio --conocido como tungsteno-- supuso un giro para el sector de las eléctricas --era utilizado para los filamentos de las bombillas--, para diseñar piezas de automóvil y debido a su gran dureza, para fabricar herramientas en general. Empresas de minería de varios países pusieron su ojo en la riqueza de la Serena y centenares de vecinos extremeños vieron su fuente de ingresos en las galerías. Hasta Alemania, Inglaterra o Francia viajaba el metal en bruto para tomar forma una vez allí.
No obstante, más allá del uso meramente industrial, el destino que ha marcado sin duda su explotación La Serena ha sido la industria de la guerra --y de guerras-- del siglo XX. El material extraído en el valle fue clave para fabricar armamento bélico. De las manos de un minero al tanque, lo que está claro es que el wolframio extremeño estuvo presente en las dos guerras mundiales, la guerra civil española y el conflicto de Corea, según recoge el historiador Antonio López en el libro Historia y patrimonio minero en valle de la Serena. La singularidad de las minas de San Nicolás. Es la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Valle de la Serena la encargada de editar este estudio en el que incluyen sus textos seis especialistas en la materia minera de la comarca extremeña: Antonio López Rodríguez (historiador), Yolanda Pereira (arqueóloga), Diego Sanabria (arqueólogo), José Luís Martín de la Vega (ingeniero de Minas), Juan Carlos Salamanca (geólogo) y Juan José Minaya (conservador de bienes culturales y gestor de patrimonio).
De manera paralela a esta publicación, la asociación para el estudio y recuperación del patrimonio bélico reciente Frente extremeño trabaja para elaborar el primer catálogo de patrimonio bélico, un proyecto financiado por la Diputación de Badajoz. En ambos casos, el propósito es visibilizar el patrimonio del valle y rescatarlo del «olvido», remarca a este diario Antonio López.
El historiador relata que La Serena se convirtió sin aspirarlo en un punto estratégico durante los principales conflictos de la mitad de siglo: la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la Guerra Civil (1936-1939), la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). No obstante, detalla que fue dos años después del inicio de la guerra de las dos Coreas (1950-1953) cuando las minas alcanzaron sus niveles máximos de producción y explotación. Fue el francés afincado en Don Benito José Cazalet Lamarque el empresario que encontró el yacimiento de San Nicolás y el propietario de la primera compañía que explotó los terrenos. En los primeros años el metal fue exportado a Francia. Durante la Gran Guerra el wolframio extremeño llegó a las tropas aliadas.
En los años 20 sufrió un declive de producción. El comprador francés había desaparecido, aunque más tarde volvería a aparecer y a reflotar la empresa. Cabe destacar que durante el golpe de estado que desembocó en la Guerra Civil en 1936 y más tarde en la dictadura de Franco, el valle de la Serena se mantuvo como bastión de la resistencia republicana. Durante esos años y una vez que comience el segundo conflicto mundial, la producción se agudizará de nuevo. En este caso, el metal que servirá de refuerzo para los proyectiles llegará a las tropas nazis de Hitler. En este sentido, López argumenta que Franco tomó esta decisión debido a la deuda que había contraído con el dictador alemán durante la Guerra Civil por la Legión Cóndor, el refuerzo de 600 aviones y más de 10.000 efectivos que Hitler había legado a las tropas de Franco durante el conflicto.
Pasadas las dos guerras mundiales y el conflicto español que dejó el país asolado por el hambre en los 40, en la década de los 50 Corea del Norte y del Sur se enfrentan en guerra y el wolframio extremeño vuelve a convertirse en un reclamo estratégico para el armamento militar. Según López los «años cincuenta fueron para la provincia de Badajoz los de mayor incremento de hectáreas en explotación y de toneladas extraídas».
FORTUNA Y ESTRAPERLO «Era algo fuera de serie. En aquella época había 6 o 7 bailes, 3 o 4 cines. Había cine de verano y cine de invierno», relata Francisco Triguero, un jubilado de Valle de la Serena entre los testimonios que recoge el libro. Esta declaración ratifica la riqueza que el ‘oro negro’ trajo a la comarca extremeña. Empresarios, ingenieros, infraestructuras y dinero, mucho dinero. La ‘fiebre’ camufló la desdicha y la pobreza de esos años en el país y trajo júbilo y manos llenas. Y de manera paralela a esa riqueza desmedida que se acabó pronto para unos y para otros supuso un modo de ganarse la vida y que servía de cortina de humo para la época, llegó de la mano, como una hermana del dinero, la corrupción y el contrabando. Entre la inflación del precio por la demanda y las ganancias sumergidas, López destaca que eran los propios mineros los que camuflaban el mineral y luego lo revendían. «En los años 50 los mineros escondían piezas, en el mercado negro podían venderlas luego por el doble o el triple de su precio», manifiesta. Las guerras entre concesionarias de las explotaciones, el fin de los conflictos mundiales a gran escala y las crisis del petróleo determinaron el descenso de la actividad minera y varios parones entre los 60 y los 70 hasta que la actividad de extracción de wolframio quedó en una situación prácticamente residual.
Hay una cosa clara. El legado que dejó la mina San Nicolás es extenso. De acuerdo a la publicación y un estudio que desarrolló el IGME sobre patrimonio minero, en 2009 aún mantenía «varios pozos y socavones; restos del lavadero --en la fotografía--, incluidos elementos mecánicos». Ese informe destaca también el buen estado de conservación y añade que «de la explotación de los años 40 quedaban las bancadas de una machacadora y un molino, los aljibes delas cribas hidráulicas y las bases de los rumbos. También quedaban diversas edificaciones como las oficinas, talleres, casetas de electrificación, escuelas, economato, cuartelillo de la Guardia Civil, viviendas».

Los robos, el vandalismo y unos trabajos silvícolas de 2012 destruyeron gran parte de las instalaciones. Este fue el punto de inflexión para que la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Valle de La Serena desarrollara iniciativas para salvar la mina. Un catálogo sobre patrimonio, un libro. Todo para dar cuenta de la historia del valle e intentar salvar los vestigios de la ruina. Ahora usará la documentación que ha recabado durante años para iniciar los trámites para que se declare Bien de Interés Cultural y se paralice finalmente su deterioro.

lunes, 12 de diciembre de 2016

"Breve aproximación a las sociedades y pioneros de la minería del plomo en La Serena, el caso de Castuera (1860-1880)", por López Rodríguez.

En el marco del Primer Congreso sobre Patrimonio Geológico y Minero de La Serena, D. Antonio D. López Rodríguez presentó los resultados de una interesante investigación sobre minería contemporánea en el ámbito del plomo en el área de Castuera, en concreto durante dos decenios, 1860 y 1880.

El autor ha utilizado los denominados protocolos notariales, registros en el caso que nos ocupa, de las actividades contractuales y económicas relacionadas con el sector minero del plomo.

Señala la importancia que tuvieron las iniciativas empresariales mineras locales, además de las afamadas internacionales (Laffitte, Escombreras Bleyberg, Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya, Roux, Barón D'Eichthal, etc.), como lo prueba la participación de personajes y/o entidades locales como D. Luis Figuera Silvela, Fernando Putz Schiver, Antonio Getz Buchholdt, Antonio Siñigo Mirazo, Francisco Muñoz Cariz, Eduardo de Aguirre y Aldayturriaga, Manuel de Diego Tejero, Juan Manuel Donaire Ramírez, Antonio Valdivia de la Cerda, Pedro López de Ayala, Benito Somoza de la Peña, Eugenio Somoza Borrachero, entre otros muchos).















lunes, 5 de diciembre de 2016

Jornada sobre Astronomía y Geología Planetaria (imágenes).

A lo largo de las dos jornadas durante las cuales se han desarrollado las actividades relacionadas con la Astronomía y la Geología Planetaria, hemos podido aprender la teoría y práctica de dos disciplinas muy interesantes para la comprensión de los fundamentos de la formación de nuestro planeta.

Traemos hoy a este blog las imágenes que obtuvimos durante estas jornadas, algunas de ellas espectaculares, gracias especialmente la los ponentes.
































miércoles, 23 de noviembre de 2016

Jornadas sobre Astronomía y Geología Planetaria (1 y 2 de diciembre 2016).

Los días 1 y 2 de diciembre de 2016 está programado un curso sobre Geología Planetaria organizado por la Asociación Geológica de Extremadura y en el que colaboran el Centro de Profesores y Recursos de Cáceres, la Universidad de Extremadura y el Centro de Astrobiología.

Los comunicantes serán: José María Corrales Vázquez, Carlos Javier Rodríguez Jiménez, Olga Prieto Ballesteros, Juan Ángel Vaquerizo Gallego y Cristina Delgado González.

Las actividades propuestas son las siguientes:





martes, 1 de noviembre de 2016

"Los ingenieros romanos", por Hamey y Hamey.

Libro publicado originalmente en inglés en el año 1974, que fue traducido al español en 1990 por primera vez. Un gran acierto por parte de la editorial Akal, que lo incluye dentro de su colección de cuadernillos Historia del Mundo.

Los autores son L.A. Hamey y J.A. Hamey, los mapas son de R. Piggott y los dibujos de P. Dennis y D. Bryant.

La edición que hemos leído es del año 2015, la última reimpresa pro la editorial Akal.

Un libro que se lee fácilmente, donde tendremos una idea bastante clara de las cualidades constructivas de los ingenieros romanos, constructores de acueductos, calzadas, puentes y demás edificios monumentales. Todos con piedra, de ahí e interés en traer hoy este post a Geologías de Extremadura, donde la geología está presente, en mayor o menor medida. Y qué mejor ejemplo el de las construcciones romanas, de las que nuestra tierra es un excelente ejemplo.


Construcción de un acueducto.

Construcción de un puente.

Construcción de una calzada.